domingo, 18 de marzo de 2012

Un rincón de Venecia, Acuarela, 2012

!Buenos días!: este domingo os dejo otra obra. 

La buena noticia es que en esta entrada no os voy a dejar un cuadro de mi primera etapa, si no de la segunda y esto significa que ¡he vuelto a pintar tras dos meses de inactividad! El último cuadro que había hecho era el de atardecer en el puerto de Alicante a principios de Enero, y tras el inicio del blog (cosa que siempre requiere tiempo) ya era hora de que cogiera los pinceles de nuevo. El viernes pasado fui de nuevo a la tienda de toda la vida (Jeco), compré lo que me faltaba (un para de cobaltos y un verde Windsor por aquí, unos pinceles por allá...) tras tantos años sin acudir a recargar y este Domingo pasado me puse al tema. 

Con este cuadro inicio lo que pretende ser una serie de cuadros, en este caso de una de las ciudades con más encanto para pintar: Venecia. Mi idea es hacer 2 o 3 cuadros al menos sobre este tema y ver si me apetece seguir por ahí o cambiar de registro. Después de tantos años sin coger los pinceles tengo muuuchas fotos acumuladas de rincones del mundo... ¡algo bueno tenía que tener la actividad! 

En este caso estamos ante una acuarela de tamaño reducido (17x28, osea el cuadro más pequeño que he realizado en los últimos tiempos). Se trata de una esquina determinada de Venecia que fotografié cuando estuve haciendo el tour por el norte de Italia en el 2010. En mi ánimo de probar nuevas cosas aquí he utilizado tempera (muy inusual en mis acuarelas) para realzar los brillos del agua y en este caso me ha sorprendido gratamente el resultado (me ha recordado al óleo en su brillo y opacidad, y para ciertos recursos puede dar mucho juego). 

Sin más os dejo el cuadro y ¡espero que os guste!


Un trocito de Venecia, Acuarela, Carlos Martín, 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada